Sobre “De GRUPO a EQUIPO”

Sobre “De GRUPO a EQUIPO” 2018-01-04T09:13:07+00:00

“El trabajo en equipo es el secreto que hace que gente común consiga resultados poco comunes.”

Ifeanyi Onuoha

Un grupo en una empresa es un conjunto de personas que están trabajando hacia un objetivo común y que están siendo coordinados por otra persona. Ejemplo: la dirección de una empresa y sus diferentes departamentos, un claustro de un colegio, un consejo de administración, etc.

En los grupos de trabajo, la responsabilidad es individual, es decir, que cada uno se preocupa de realizar sus tareas.

Un equipo es un grupo de personas que comparten los mismos objetivos y que se apoyan entre sí para realizar el trabajo.

Ejemplo: un departamento en una empresa, Trabajar bajo proyecto, etc.

En un equipo la responsabilidad es tanto individual como compartida, es decir, cada miembro se preocupa de sus tareas y ayuda a otro a realizar las suyas. Las tareas se consideran que pertenecen al equipo y no a la persona.

Además, en los equipos, los roles están claramente definidos y se le comunica a cada persona qué es lo que tiene que hacer.

En los equipos también ocurre que cada persona subordine sus propios objetivos a los del bien común.

Las empresas suelen buscar ser un equipo ganador, tener a sus empleados motivados y enfocados en conseguir los objetivos de la empresa.

Los empleados suelen buscar reconocimiento, buen ambiente de trabajo, sentirse parte de una organización y conseguir aquello que se han propuesto en la vida.

Para mi, el punto de unión entre ambos intereses está en que los objetivos de la empresa estén alineados, o al menos no vayan en contra de los objetivos de la persona sino el conflicto es inevitable.

En numerosas ocasiones las personas no se han marcado objetivos claros pero todos tenemos muy claro lo que no nos gusta.

Si algo de nuestra empresa no nos gusta intentaremos decirlo, y si no sabemos o no podemos o no nos dejan, ese será el virus que contamine toda mi relación con la empresa.

Cuando el “absentismo” aparece los efectos son demoledores y además de costarle dinero a la empresa supone el que el empleado se queme y se convierta en una sombra de lo que puede llegar a ser.

Eso hará que actúe consciente o inconscientemente contra la empresa y contra todo lo que ella representa, incluyendo a los propios clientes.

Para desbloquear esas situaciones es necesario empezar identificando el porqué del equipo. La razón de ser de ese equipo. ¿Para qué está ese equipo? ¿Por qué necesitamos ser un equipo? ¿Cuáles son nuestros objetivos?

Desde ahí se puede empezar a trabajar áreas como la confianza en el equipo, la comunicación, la gestión de los conflictos, la autoestima de sus miembros, la resiliencia o tolerancia al fracaso, la empatía, la humildad, el compartir, la ambición y un largo etcétera de variables que marca la diferencia entre un equipo mediocre y uno ganador.

Este proceso invita a un grupo de personas que trabajan juntos de manera habitual a que pasen de ser un grupo a un equipo con objetivos comunes y con un elevada confianza de sí mismos y del equipo.

Objetivos:

  • Mostrar comportamientos presentes en el equipo: verse a uno mismo y a los compañeros
  • Identificar cómo damos y cómo recibimos en el equipo
  • Aceptar que hay diferentes puntos de vista
  • Promover la gestión de conflictos no resueltos
  • Elevar la energía y la fuerza del equipo
  • Identificar los mecanismos que inciden en la energía del equipo
  • Definir los objetivos del equipo
  • Aceptar los objetivos del equipo
  • Identificar posibles discrepancias con los objetivos personales

Duración: En función de las necesidades del cliente y del punto donde se encuentre el equipo. Se recomienda, en principio, una sesión de 5 horas y a partir de ahí definir el trabajo posterior.

Precio: 450 € para una sesión de 5 horas, 

Dirigido a: equipos naturales o grupos que comparten intereses o proyectos.

¿Cómo?

El esquema de trabajo es:

  1. El sentido del equipo. ¿Por qué y para qué el equipo?
  2. Los cimientos. ¿Qué necesita este equipo para empezar a creer en si mismo?
  3. El motor. ¿Qué es lo que motiva a este equipo a la acción?
  4. Los objetivos. ¿Qué es lo que quiere conseguir este equipo?
  5. Plan de acción. El plan escrito de qué hay que hacer, quién, cómo, cuándo y dónde.
  6. Plan de seguimiento y el de contingencia. Verificar que se está cumpliendo lo que se ha dicho en el plan de acción y qué hacer cuando no se cumplen los objetivos.

Se realizan dinámicas grupales donde el cuerpo toma protagonismo y permite el mostrar comportamientos en situaciones poco habituales.

En ellas se usa el vídeo como forma de ver las cosas desde una perspectiva diferente para un darse cuenta de cómo nos comportamos en grupo.

Se acompaña de otras dinámicas que requieren de reflexión individual escrita con el fin de darse cuenta de lo que pensamos, lo que sentimos y de cómo actuamos cuando somos parte del equipo.

Todas las reflexiones invitan a descubrir posibles barreras personales que afecten el éxito del equipo.

Al final del proceso elaboro un informe de valoración de los puntos tratados y las posibles recomendaciones para acciones posteriores.

RESERVA FECHA