El problema 2018-01-05T22:58:36+00:00

EL PROBLEMA

Cuando creamos una empresa lo hacemos con un propósito. El “para qué” montar una empresa.

Cuando tienes claro el propósito, es el momento de producir algo, bien sea un producto o un servicio, a través de los llamados procesos productivos. Y cuando ya los tienes hay que hacerlos visibles para que alguien te los compre: Los procesos de venta.

Pero, claro, para poder producir y vender hay que realizar una serie de tareas que no son rentables y que el cliente no valora aunque son necesarias, son los llamados procesos de soporte. Y como en todo esto intervienen personas, hay que gestionar todo aquello relacionado con el ser humano: Los procesos humanos. 

Así que en las empresas tenemos:

– Procesos productivos o clave
– Procesos de ventas
– Procesos de soporte
– Procesos humanos

Por el camino, sin embargo, surgen muchas frustraciones que nos hacen alejarnos de nuestro propósito inicial. 

Te frustra perder dinero porque dedicas mucho tiempo a tareas que, aunque necesarias, no son rentables. 

Estar todo el día apagando fuegos y tener la sensación de que da igual lo que hagas porque al final te va a tocar tomar todas las decisiones.

¿CÓMO EVITAR LOS INCENDIOS?

VIGILA EL “TRIÁNGULO DE FUEGO”. EVITA QUE SE UNAN EL COMBUSTIBLE, LA FUENTE DE CALOR Y EL OXIGENO

También te frustra la falta de tiempo: tiempo para hacer lo que se supone que dices que haces, tiempo para dedicarte a lo que te gusta hacer dentro de la empresa y tiempo para planificar y evitar al máximo las tareas de bombero apaga fuegos.

La falta de dinero que te impide invertir en aquello que te gustaría o, simplemente, en conseguir el nivel de vida que siempre has querido obtener con la empresa.

Cuando contratas a personas, además, aparecen todas las frustraciones asociadas a tener un equipo de personas: Desmotivación, falta de responsabilidad, poca claridad en las funciones,  contratar y despedir, la mala comunicación, las tensiones mal gestionadas, la falta de compromiso, y muchas otras que te hacen perder de vista el para qué fundaste la empresa.

La empresa no entiende ni diferencia entre vida personal y vida laboral, así que al final del día todo lo que no has resuelto de la empresa te lo acabas llevando a casa.

Cuando lo humano falla ya puedes tener el mejor producto o servicio y tener perfectamente diseñado tu canal de ventas y conocer al dedillo a tus clientes objetivo que esa energía negativa acaba afectando a toda la organización.

Si no tienes muy claro cuánto tiempo dedicas a tareas de soporte en tu negocio, accede a la siguiente hoja de cálculo de Google Drive que te permitirá realizar una estimación.

Descargar

Reducir el tiempo que se dedica a tareas no rentables, diseñar procesos más eficientes, automatizar tareas repetitivas y trabajar con el equipo humano para definir un propósito común, desarrollar áreas fundamentales como la confianza, comunicación, la gestión de las tensiones y la gestión de tareas provocan los cambios necesarios que permiten aumentar la productividad y mejorar la rentabilidad y la humanidad de una empresa.

Para ello es fundamental tener experiencia y formación tanto en lo técnico como en lo humano porque ningún cambio puede llevarse a cabo con éxito sin tener en cuenta a las personas.

LA SOLUCIÓN